¿A quién no le gustaría tener un SPA en su casa? Es el recurso perfecto para poder relajarnos cuando llegamos a nuestro hogar después de una agobiante jornada laboral, para refrescarnos en las estaciones más cálidas del año o para estimular nuestro torrente sanguíneo gracias a los chorros orientables de agua de algunos modelos.

¿El problema de un SPA? ¡El espacio! A todos nos gustaría tener un SPA pero desgraciadamente, no siempre tenemos el espacio suficiente para ello. ¡No te preocupes! Ahora existen los spas hinchables y a continuación te damos todos los detalles.

Todo lo que tienes que saber sobre los spas hinchables

Lo primero que tenemos que saber sobre ellos es que se comercializan bajo la premisa de que cualquier tipo de usuario puede tener un SPA en su casa a un precio de risa. Podemos encontrar muchas páginas en Internet que nos los ofrecen como Megapiscinas, con tan solo echar un vistazo al catálogo de spas hinchables de megapiscinas nos daremos cuenta de todas las opciones que se presentan a nuestra disposición.

Disponen hasta de calentadores que ayudarán a elevar la temperatura del agua, tienen una resistencia férrea al paso del tiempo al ser confeccionados con materiales de gran calidad y son especiales en hacer masajes. Para esto último, disponen de lo que se conocen como jets de aire; nos ayudan a recibir masajes generales, teniendo como objetivo poder mejorar nuestra circulación.

spa-en-casa

Suponen la opción perfecta para darnos un baño de burbujas en cualquier lugar; ni nos hace falta hacer una obra, ni tener un baño amplio, ni nada de nada.

Instalación 

Para que puedas entender lo fáciles que son de instalar, vamos a detallar algunos de los pasos para lograrlo:

1)    Lo primero que haremos es sacar el SPA del embalaje. Se extiende y se abre la tapa.

2)    El siguiente paso será proceder a atornillar el panel de control al SPA; asegúrate de que el tornillo está bien asido a la tubería.

3)    Conectamos la clavija y comprobamos que las marcas de las flechas coinciden con la dirección deseada.

4)    Abrimos la válvula de aire que está en el panel de control; entonces atornillamos el tubo de inflado.

5)    Abrimos ahora la válvula del SPA, la conectamos al otro extremo del tubo de inflado.

6)    Una vez que todo esté conectado de la forma correcta, es cuando conectamos el enchufe.

7)    Inflamos la bañera mientras apretamos el botón de las burbujas.

8)    Finalmente colocaremos el cartucho del filtro en la entrada de agua. Este debe de ser introducido y girado en el sentido de las agujas del reloj.

Y lo mejor de todo es que este procedimiento se puede realizar en tan solo 10 minutos… aunque si que es verdad que dependerá de cada modelo en especial. Ahora ya sabes cómo puedes tener un SPA en tu casa sin complicarte demasiado y casi sin gastar dinero.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *