Una sudadera por si refresca, medicamentos, juguetes para los niños, los trajes de baño… Nada se puede olvidar si una familia decide irse de viaje en coche. Así que antes de meter todo en el maletero o en el portaequipajes, revisa a fondo el vehículo.

Es fundamental tenerlo preparado siempre ante cualquier viaje largo que hagas, en previsión de una posible eventualidad. Se trata de poner a punto el coche, lo que no requiere de demasiado gasto. Gracias a ello, podrás disminuir el riesgo de sufrir un accidente o avería en el transcurso del viaje, lo que haría que las vacaciones se fueran al traste. Mantener periódicamente el vehículo, siguiendo las indicaciones del fabricante, es esencial para reducir al mínimo las posibilidades de sufrir cualquier percance en carretera.

Por tanto, para viajar con tranquilidad, hay que revisar con especial importancia el llamado “triángulo de seguridad”, que lo conforman los amortiguadores, los frenos y los neumáticos. Además, debes tener en cuenta otros elementos, como tener copias de llaves para salir del paso en caso de que se nos perdiesen o se dañaran. En la página anteriormente mencionada, encontrarás toda la información que necesites acerca del duplicado de llaves, el mejor asesoramiento para tus llaves.

Los elementos más estratégicos

Sin duda, merece la pena revisar nuestro vehículo si planeamos viajar a largas distancias para evitar futuras complicaciones, no solo a nosotros mismos, sino también a los demás conductores. Veamos:

Amortiguadores

Componentes fundamentales en la suspensión. Conforme aumentan los kilómetros acumulados, tanto el aceite que hay en el interior del amortiguador como los elementos que regulan el reflujo del aceite, lentamente se van degradando.

La disminución del rendimiento de dichos componentes conlleva un aumento del riesgo de inestabilidad, lo que puede ocasionar un grave accidente. No solamente disminuye la estabilidad, sino que los neumáticos tienen un desgaste irregular.

Normalmente, se revisan una vez realizados 30 000-50 000 kilómetros y requieren un cambio cada 50 000-60 000 kilómetros realizados.

Neumáticos

Imprescindibles para conseguir un elevado grado de contacto con la calzada. Es importante que sean revisados y tener unos buenos neumáticos, porque un buen funcionamiento de los mismos dará, además de adherencia, una buena estabilidad en la frenada y seguridad.

Frenos

Hay que revisar su correcto funcionamiento y el líquido de frenos, observando el depósito que lo contiene. Los expertos aconsejan que cada dos años, e incluso antes, se cambie el líquido de frenos para asegurar su óptimo rendimiento.

Niveles

Sería un error obviar la revisión de los niveles de otros líquidos como el aceite y el de refrigeración.

Luces

Para conseguir una buena iluminación, lo indicado es revisar los faros, adecuar su alineación y corregirlos si es necesario. Asegúrate de llevar un juego de recambio.

¿Qué más hay que tener en cuenta antes de un viaje? Por supuesto, la documentación del seguro, el permiso de circulación y el manual de mantenimiento del coche. Igualmente, el chaleco reflectante, que es obligatorio, y los dos triángulos de avería homologados. Además es práctico llevar linterna, gafas de sol, botella de agua y parasol.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *